domingo, 9 de noviembre de 2008

Por favor, por favor: leánme!!!

Me sale más fácil escribir que decir, me atemorizan esas expresiones inescrutables que se dibujan a menudo en algunos rostros y que hacen que mis palabras se alboroten, mi discurso se disgregue y cuando acudo presurosa a ese diccionario que atesoro en mi cabeza y que es muy reducido por lo demás, él, el muy miserable, me oculta a propósito los verbos, me pone a disposición una infinidad de puntos suspensivos que yo transformo en interminables silencios, luego me arremolina las consonantes, me envía ráfagas de signos que proceso como tartamudeos y cuando mi interlocutor ya se ha marchado, el muy infame abre sus puertas de par en par para que a mi antojo encuentre esas palabras que tanto necesité un rato antes.

Entonces me nace la duda. ¿Será preciso que cuando dialogue con terceras personas, me provea de una pizarra, de un "pilot" y mantenga el hilo de la conversación, de espaldas a ellos y escribiendo de este modo sin mayores perturbaciones? ¿O acaso será una buena solución cubrir sus rostros con una capucha, conversar con ellos en una pieza completamente a oscuras o tal vez acudir a los confesionarios, allí donde la semipenumbra invita a que las faltas se deslicen desde la lengua de los pecadores como si esta fuese un pulido tobogán?

Por eso les pido que me lean, sólo deseo expresarme con la ligereza de mis dedos, sin mover un músculo de mi boca, adivinar el efecto que causan en ustedes mis palabras.

Léanme sin cuidado, los mundos de fantasía que recreo son reales en mi imaginación, me arropan, me acompañan, están conmigo sobrevolando en mi cotidianidad y aposentados con paso firme en mis sueños. Léanme, léanme por favor.

6 comentarios:

gama dijo...

Me gusto leerte, a mi por el contrario no se me hace facil escribir. Saludos!!!

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Sé de lo que hablas.... me pasa igual, definitivamente escribiendo, mis dedos pueden volar, y puedo explicar lo que mi boca no puede decir.

Y aca te sigo leyendo como siempre amiga!

Un abrazote

la sombra misteriora. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
andrés dijo...

Todos tenemos metodos y momentos, a veces el cerebro nos traiciona, los nervios, al otra persona. A veces em sucede que me es mas facil escribirlo que decirlo en el momento, de hehco tengo pendiente una conversacion muy importante que creo mejor voy a escribirla...

Saludos

Memo dijo...

¡¡¡Con gustísimo te leo!!!!!!!!

Me encantó eso del confesionario y la lengua-tobogán de los pecadores... qué bárbara!!!

Anónimo dijo...

Creo que Yo he de ser uno de los que mas ha extrañado leerte... muchas veces sin comentarios o respuestas... pero siempre disfrutando... y sabes es mas valiente esquibir que hablar...
Billy